NuevaGaia  

Nivel 1 en Santiago de Chile - 8 de Noviembre de 2014

ES NUEVO - ES DIFERENTE - ES REAL
 >>Notas & Reflexiones
 

  COMECHINGONES

ComechingonesC O M E C H I N G O N E S...
su nombre significa "morador de cuevas"

A nuestros Hermanos de la Tierra...
Los indios Comechingones tuvieron aquí su asentamiento principal.
En la cabecera opuesta al Valle de Ongamira se levanta el Cerro Colchiquín.

Desde hace más de 8.000 años, este territorio estuvo poblado por grupos aborígenes nómadas, cazadores especializados pertenecientes a la cultura de "Ayampitín".
Hacia el 200 d.C, llegaron desde el norte otros pueblos, más avanzados, que introdujeron nuevas costumbres, entre ellas el uso del arco. Estos aborígenes formarían luego el pueblo comechingón.
Las primeras noticias de este pueblo fueron traidas por los sobrevivientes de la expedición que Don Diego de Rojas realizó en 1543, conocidos como "los hombres de la entrada".
El Valle de Ongamira fue el último reducto donde resistieron los comechingones libres del yugo del conquistador español

Al ser otorgadas las encomiendas (indígenas asignados como trabajadores de los españoles) por parte del fundador de Córdoba, Don Jerónimo Luis de Cabrera, los indios de este valle fueron otorgados al Capitán Don Blas de Rosales.
El flamante encomendero se dirigió a Ongamira para tomar posesión de su encomienda. Este sería su último viaje, pues los comechingones enfrentaron y dieron muerte al conquistador.
La represalia no se hizo esperar. Una fuerza se dirigió al valle donde éstos resistieron hasta quedar sitiados en su cerro sagrado, El Colchiquín. Así fue, como en 1574, los últimos comechingones libres fueron ultimados combatiendo.
LOS ULTIMOS, UNAS 1800 ALMAS, JOVENES, MUJERES, NIÑOS Y ANCIANOS , EL 19 DE DICIEMBRE DE 1574  se despeñaron desde las alturas para no caer bajo el poder de la conquista.

Comechingones, custodios de una riqueza arcaica que aún hoy se siente como misterio vigoroso en el lugar.

Aquí, en las Sierras de Viaravá, donde desde lejanos lugares de lo que era la tierra sin límites ni fronteras, se acercaban periódicamente distintas comunidades para hacer Concejo.

El Cerro, mágico y misterioso, con su permanencia marca un tiempo que habla del pasado, del presente y del futuro, garantizando la continuidad de los valores que tanto anhelamos recuperar; el amor por la tierra, el respeto a la vida, la palabra, el reencuentro de uno mismo con sus raíces...

Así como los Comechingones, guardianes de los pueblos de las Sierras y Valles de Punilla, Altas Cumbres y Ongamira, cumplían con su cometido de protección de la Paz, el Orden y las Gentes, así como nunca dejaron de hacerlo, el Cerro Uritorco nunca dejó de convocarnos para intuir esa anhelada Paz, Armonía y Ser Hermanos en su corazón de cuarzo.


Los contenidos de este sitio pueden ser utilizados en forma total sin alteraciones citando al autor/a  y a www.nuevagaia.com
Sitio hecho por www.caminosalser.com